El de atrás


piragua k2 ribadesella

Llevaba mucho tiempo dándole vueltas a un tema sobre el que quería escribir y nunca encontraba la fuerza o inspiración suficiente hasta este domingo. Y cuando digo mucho tiempo digo exáctamente 22 meses, que son los que hace que le pregunté a Walter, cuando analizába el Mundial de Hungría 2015: ¿Cómo os dio por tirar para intentar alcanzar a los húngaros y sudafricanos, si era impensable que los cogiérais tal como se iban relevando? La respuesta fue muy corta: Fuiza me dijo:

“Tu marca que vamos bien y los podemos alcanzar”

Lo de este domingo sólo tuve que confirmarlo cuando hablé con Walter, porque vi la cara en directo y sabía que, viendo el precedente, lo de la retirada no se contemplaba: “¿Qué, Fiuza no? Sí Monchu, es que este tio cree que somos mejor de lo que somos y te hace creer”. Muchas conversaciones tengo con Walter y las personas que entreno y he entrenado acerca de la importancia de considerar la piragua como un k-2, una unidad y no preguntar como la canción de Victor Manuel: “¿Quién puso máááááás?” y para no llegar a la siguiente frase de la canción “los dos se echan en cara” hay una cosa que creo imprescindible: CONFIANZA. Pero confianza mutua, el de atrás con el de delante y viceversa. El de delante piensa y ejecuta porque es el que lleva el timón y tiene que estar continuamente pensando posibles situaciones de competición, analizando rivales, dosificando esfuerzo, eligiendo mejores pasos (si es un río).

¿Y el de atrás no piensa? Pues claro, tiene que pensar tanto como el de delante, pero de diferente manera e incluso a veces más complicada, porque tiene que intuir qué puede hacer el compañero, puesto que la reacción en un k-2 es muy importante. Pensar continuamente en seguir la palada como mejor vaya la embarcación (adelantarla mínimamente o llevarla planchada).

Los ánimos mutuos son fundamentales. Tocas una piedra, te lo reprocha el de atras y pegas a todas las que hay en el rio, pero si te anima, cuando vea la piragua flaquear la vuelve a lanzar y la mantiene mientras el de delante se recupera, es tan importante como cualquier buena maniobra que haga el compañero.

Con esto quiero haceros valorar de la misma medida a cualquiera de los componentes de una embarcación, cada uno tiene unas cualidades que, sumadas, hacen llegar casi a la excelencia en algunos casos. Así es que cuando se infravalore el piragüista por el hecho de ir detrás en una piragua, como se dice en el fútbol: RESPECT. Éste es un homenaje a Álvaro F. Fiuza, a mis compañeros de K-2 (que fueron muchos y muy buenos) y a toda esa gente que no marca las embarcaciones pero que los que marcamos valoramos tanto o más que a nosotros mismos. Si os ha gustado os pido el favor de que deis al Me Gusta en la nueva página de facebook de FYM AVENTURA y a ver si me animo y vuelvo a escribir unos cuantos artículos en esta página desde aquí hasta el Descenso Internacional del Sella. Muchas Gracias. Monchu Cerra.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *